Seguidores

jueves, 15 de junio de 2017

Qué bonito



Qué bonito cuando coincidimos en el mismo sueño. Cuando me enseñas tu sonrisa, cuando me abrazas, me besas y te invito a volar. Cuando sentimos el viento en la cara, y por el aire nos dejamos llevar.
Qué bonita es tu mirada cuando no miras nada, cuando estas ausente, mirando el horizonte o quizá observando la gente.
Qué bonita es tu llegada, cuando te quedas a dormir, quererte y saber que estás ahí.
Qué bonito cuándo me miras, cuando tomas mi mano y me cuentas tus cosas. Cuando te quedas en silencio, sigilosa, pícara y me besas, cuando, me pones contra la pared, deseándome, regalándome pedacitos de felicidad, abrazos, carantoñas, mimos, libertad.
Qué bonito cuando paseamos por las calles, cogidos de la mano, cuando las locuras nos provocan,  cuando hacemos más cortos los días, más hermosas las noches, más divertidas las correrías

lunes, 5 de junio de 2017

Lola



Si los sentimientos pudieran tocarse, si el cariño tuviera medida, si las cosas no pasaran de moda, haría todo lo posible, reina mía, por acercarme a ti, incluso al romper la ola.
Si me dejas, mi niña, te cuento y te canto las canciones que harán la magia de juntar nuestras manos y acercar nuestros corazones.
Si los latidos, retumban en mi pecho, nos ponemos de acuerdo y caminamos juntos lo que queda de trecho.
Si hablamos de emociones, de demora, te llamaría Dolores en vez de Lola y que la vida me dé palmaditas en la espalda, cada vez que te escriba con tachones.


martes, 2 de mayo de 2017

Imagínate

Imagínate por un momento que por fin llega la hora y acudimos a nuestro  encuentro.  Imagínate que todo aquello que hemos soñado, se hace realidad. Imagina una vida feliz, una vida inimaginable, increíble, apetecible, adorable.
Imagínate caminar por las calles, ver una puesta de sol y esperar el amanecer, cruzar dos universos, mirándonos, sintiéndonos, quizá, comiéndonos a versos.
Imagínate el color de la alegría, el olor de la felicidad. Imagínate como será.


miércoles, 29 de marzo de 2017

Fugaz





Fue tan fugaz que cuesta entenderla. Duró lo que se dice, una eternidad, dos vidas y una mitad.
Me siguen provocando sus recuerdos, me excitan sus pensamientos, me mueven el piso, me llenan por dentro.
Me contó que aquello se parecía a un sueño que la casualidad quiso evocar. Un cuento, un repique de campanas, el torbellino de mil ráfagas de viento.
Me dijo que fue lo más parecido a un lamento, a un coro de campanas, campanas de viento, que la piel se le eriza, se deja engatusar, abre las alas y echa a volar.
Me enseño como el rio sigue su curso, hasta que llega al mar, Me mostró que el escribir es divertido, es como hablar sin hacer ruido, son palabras, palabras mudas que no dejan de gritar.

viernes, 24 de marzo de 2017

La gente corriente



Me gusta la gente feliz, la que te regala una sonrisa, un abrazo, o un soplo de brisa. Columpiarme en su mirada, sin pasar por el tamiz.
Hablarle a la Luna, que me cuente algún chisme de ti.
Tú que la ves, ¿dime que está haciendo, es feliz o está sufriendo?
Me gusta la gente corriente, sin doble moral, sin trasfondo, esa gente valiente, que te mira de frente.
Me gusta girar la veleta, viajar, en un rayo de luz, surfear la cola del viento, hacer volar la cometa.
Sonreírle al tiempo, correr, saltar, contar los días y vivir cada momento. Pasar a buscarte cuando recupero el aliento.


lunes, 20 de marzo de 2017

Que difícil



Que difícil se me hace deshacer lo hecho, romper los deseos en pedazos, trocearlos, desmenuzarlos, desterrar las apetencias y encontrar nuevas esencias. Que complicado, es estar callado, mudo, aguantando las ganas de decir, lo que me tiene acogotado.
Algo, que no me venga de vuelta, que pase por tu lado, que te ronde, que te frene, que llame tu atención.   
Que mil o un millón de noches se hagan realidad, que pasen por delante de nosotros, con calma, con esa bella sensación de ausencia de reproches.
Que difícil se me hace no recordarte, no citar tu nombre. Ganar la batalla a los deseos de encontrarte, de tenerte, quizá de amarte.