Seguidores

lunes, 29 de junio de 2015

Recuperación



 
Cada vez que a Mariano Rajoy o a alguno de sus ministros se le pone un micrófono delante, nos sueltan la retahíla de la dichosa recuperación.
El otro dia  leía la noticia que el Sr. Rajoy comunica El Gobierno dice que habrá un millón de empleos más en 2015 y "recuperación plena" en 2019” 
Y señores del gobierno: Recuperación habrá cuando el paro baje del 10%, cuando los salarios se equiparen con los europeos, cuando la medicina sea pública y de calidad y la enseñanza gratuita. Cuando el IVA, baje, (no es de recibo pagar más IVA de cultura, que de pornografía). Cuando ser autónomo no sea más caro que en cualquier país vecino
Recuperación habrá cuando ser político no sea un chollo, cuando dejen de funcionar las puertas giratorias, los privilegios, los sueldos vitalicios, las pensiones baratas. Recuperación la habrá, el día que la palabra corrupción esté en desuso, cuándo paguemos de electricidad lo que realmente consumamos, sin vueltas. Cuando la banca deje de robarnos con cara de buenas personas. Cuándo dejemos de hablar de umbral de la pobreza, de comedores sociales, de desahucios, de sobresueldos, de comisiones, de eres y no eres
Cuando la prensa no ocupe su 80% en noticias de tramas tipo gürtel, Eres, Caso Pujol, prevaricación, sobresueldos, etc.
Cuando los corruptos que llenaron sus bolsillos a dos manos, devuelvan hasta el último céntimo. Cuándo se destine dinero a I+D, cuando cese la fuga de cerebritos, cuando las becas sean para quién las merece y cuando valga lo mismo un parado de treinta que un parado de cincuenta. Cuando dejen de contarnos mentiras en sus campañas.
O de llenarse la boca con cada encuesta del paro. Al menos mientras la calidad de esos trabajos sea una mierda. La recuperación, señores políticos, llegará cuando los combustibles bajen a la misma velocidad que suben.
Cuando dejemos de oír cada dia una chorizada mayor que la de la semana pasada, cuando dejemos de escuchar un dia tras otro alguna faena
Ese día, Señorías, se podrá decir que hemos salido de la crisis y nos hemos recuperado

lunes, 15 de junio de 2015

Recuerdos



Atesoro todo un mundo de recuerdos que voy guardando; secretos, locuras, fantasías y ternuras. Los guardo entre las hojas de viejos libros, en archivadores, en contenedores, o en cualquier sitio que pueda valer.
Tengo la mitad de mi vida empaquetada en cajas de todo tipo, grandes, pequeñas, redondas o cuadradas. Tus recuerdos y esperas, archivadas por antigüedad, tus abrazos por tamaños, los sueños en frascos de cristal, los cumplidos y los que me quedan por soñar. Tus besos organizados por sabor, dulzura e intensidad y tus abrazos en cajas de zapatos.
Tengo relatos pendientes de escribir, silencios que guardar y miedos que afrontar. Tengo colores descoloridos, relojes atrasados, la vida del revés y las piezas de todo este puzle que no ves.
Guardo la esencia de aquel perfume, que una vez te prometí, tus ojos en mi retina, el recuerdo del tacto de tu piel, el calor de aquel abrazo y tú despedida en un papel.
Me queda un largo camino que recorrer. He de avanzar dos casillas en mi vida, luego girar, seguir recto hasta encontrarte. Comenzar de nuevo, soñar contigo, soñar hasta hacerte realidad. Tengo ganas de que tengas ganas, tengo ganas de ti.
Tengo una caja llena de promesas, de frases prestadas, el eco de tu voz. Conservo en mis manos la purpurina de aquel sueño que una vez soñé y las alas que un día me arranque.
Escribo y describo los sentimientos que una vez sentí, los recuerdos que evoque, de aquella fiesta, aquel disfraz, aquella noche, que paso de ser eterna a ser fugaz.
Dibujo sonrisas en el aire, la silueta de una mirada, el trazo de un abrazo y el tacto caliente de un deseo pendiente. Coloreo toda una vida, coloreo el paso del tiempo, tu sonrisa y el sueño donde siempre te encuentro.
La soledad vive conmigo, es mi compañera, ocupa el otro lado de mi cama. Y cada noche retomo aquel sueño, donde te conocí.

miércoles, 10 de junio de 2015

Me equivoco



Me equivoco si no te toco, si no lo hago, si no provoco eso que sientes, eso que noto.
Me equivoco si no lo intento, si me contengo y no te evoco. Si no te traigo, sino te tengo, si no comparto tu vida, si no siento tu calor y tu aliento.
Porque me cambias el carácter, destrozas mis penas, se me alegran las ganas, brotan mis alegrías, alborotas mi calma y mis hormonas se disparan.
Haces posible lo imposible, me robas sonrisas, y carcajadas decomisas.
Haces que mis horas tengan treinta minutos, que mis noches sean buenas noches, que mis días sean buenos días, que la eternidad se quede corta y que el cielo esté al alcance de mano.
Me equivoco si no te paso a buscar, si no vivo ese sueño que me hiciste soñar, si no comparto contigo esta vida que por derecho propio, nos toca vivir. La que nos corresponda, media vida o vida y media.
Me equivoco si no duermo abrazado a ti, si no comparto tu almohada, si no vivo en tus sueños, si no siento tu respiración. Si no te robo una sonrisa, si no te acaricio o no pruebo el sabor de tu piel.
Sí, me equivoco, si mis labios, no te besan, si mis ojos, no te miran, si mis manos, no te tocan.

jueves, 4 de junio de 2015

Gisela, un hermoso sueño



Hoy quería agradecer a Gisela, todo lo que me hizo sentir, por despertar sentimientos que creía dormidos y pensaba que ya se me había pasado el tiempo de tenerlos.
Porque mis locuras llevaban tu nombre, Gisela y también tu apellido, R. Porque me sabían a ti, olían a tu perfume, se levantaban cuando me sonreías, se acostababan cuando no estabas, aunque seguían latentes.
Porque nunca fui capaz de demostrártelo públicamente, de soltarlo al aire y que la vida hiciera su parte. No tuve ese valor, o si, pero era tan tímidamente que tú no lo dabas entendido.
Porque el noventa y nueve por ciento de mis escritos eran tuyos, llevaban tu nombre, iban impregnados, empapados de ti.
Porque cada mañana me despertaba sobresaltado y comprobaba una vez más, que no estabas a mi lado y Sigo soñándote, Sigo tu rastro, Sigo bebiendo los vientos por ti.
Pero te desviaste del camino y yo he de seguir adelante. Y has dejado mi vida a medias, roto por dentro e incluso por fuera. Dejaste pendientes miles de besos, muchos cafés, risas, viajes y muchas otras cosas. Una vida, proyectos, planes de futuro, sueños en común.
Y ahora llego tarde a nuestra cita y el surco que deja el pasar de los años, se hace cada vez más profundo y no puedo con este entuerto
Este embrujo, no es fácil de deshacer, al menos para mí. No tengo ese botoncito del que una vez te hablé.
Por eso hoy, quería agradecerte tu amistad, tu cariño, las hermosas horas que me has hecho pasar, las malas también. Gracias por la foto de un te amo, por tu sonrisa, por tu voz, por tu mal genio, por todos estos años que me regalaste.
Y porque un dia llegue hasta la puerta de tu casa y soñé que aquella historia se hacía realidad.
Gracias Gisela