Seguidores

lunes, 16 de marzo de 2015

Cualquier día



Cualquier día de estos, paro el tiempo, detengo mi vida y empiezo de nuevo. Haré un viaje largo, muy largo. Recorreré el mundo, cruzaré océanos, desiertos, y quizás no regrese.
Quizá me haga mercenario, traficante de ideas, mochilero sin mochila, cazador de nubes, misterioso enmascarado, asesor de sueños o mago por encargo. Seré un loco sin remedio, un pandillero sin pandilla, un aprendiz de buena persona.
Escalaré las más altas cimas de los océanos. Me iré al lugar donde todo se olvida, les pondré cara a los amigos que nunca he tenido y pasare de puntillas por la vida.
Cualquier día de estos, recuerde por última vez, le doy la vuelta a la nostalgia y regreso a los infiernos, donde una vez fui feliz.
Retomaré esa vieja idea que vaga por mi cabeza y me vuelvo al mundo irreal. Quizá escriba la aventura de mi vida o la leyenda de mi muerte, viviré al borde  de la bahía, al final del camino, entre la magia y la fantasía.
Tal vez me pase a buscarte a donde sé que no estás. O quizá le pregunte por ti a algún desconocido por la calle, esa calle que no existe.
Quizá, cualquier día de estos, mañana o pasado te espere donde siempre, a media hora de ninguna parte, entre esto y aquello, allí donde nada es lo que parece.
Encuadernaré las cosas que el camino me ha enseñado. Y me tomaré una dosis de realidad.
Entre eso que me sabe a ti, entre los recuerdos que ya olvide y entre algunas cosas que no puedo, ni quiero retomar, recorreré aquellos lugares donde te quise, donde te amé.
Porque ya no huele a ti en casa, me dedique a perderte y ahora te busco entre los ruidos, entre los silencios, entre las sabanas de mi cama.
Cualquier día de estos lo dejo todo y me voy a ese lugar que todavía no existe, donde pueda velar tus silencios, donde pueda pensar, donde descubra que fue lo que pasó.  
Y que todas mis próximas veces, sean como la ultima, que mis noches te llenen de sueños y que el futuro me sorprenda junto a ti.
Y el día que me muera, dejaré en testamento, las heridas de guerra, mis acciones del cielo, la colección de sueños que quedaban por cumplir, el vacio que dejaste en mí y los secretos que una vez te confesé.

1 comentario:

  1. ¡Qué relato más bonico!!!!!!! Siempre se está a tiempo.

    Besos

    ResponderEliminar